10 arquitectos eternos

Te presentamos una recopilación de genios que, si bien ya no están entre nosotros, dejaron un legado que vivirá y conocerán varias generaciones.

“Sólo se es joven una vez”, es la conocida frase que encumbra la plenitud de la existencia. Pero como una profesión de gran aliento, la arquitectura frecuentemente hace coincidir largas biografías con carreras exitosas que pasan por las diferentes etapas de la adultez. Muchos de sus más famosos protagonistas han prolongado su influencia ejerciendo hasta por siete décadas con vidas que rebasan los 85 años.

Este Día de Muertos, reunimos un ilustre panteón como un merecido epitafio a una decena de brillantes creativos de la era moderna, yendo de mayor a menor por las edades que alcanzaron.

  1. Oscar Niemeyer (Río de Janeiro, 1907-2012) Brasil. Edad: 104 años, 11 meses y 18 días.

FOTO: Tomada de elbanquitoverde.blogspot.com.

Nacido en Río de Janeiro 10 días antes de la Navidad de 1907, Oscar Ribeiro de Almeida Niemeyer Soares Filho, no eligió profesión de manera demasiado temprana, aunque desde niño —además del futbol— le fascinaba dibujar y jamás dejó de hacerlo.

Obras relevantes. Quizá su primer encargo de magnitud fue el Conjunto Pampulha (1937), realizado para el gobernador del estado de Belo Horizonte y más tarde presidente, Juscelino Kubitschek. Por esa época viajaría por primera vez en barco a Nueva York (donde luego participaría en la sede de las Naciones Unidas), puesto que jamás en su larga existencia se subió a un avión.

 

Museo de Arte Contemporáneo de Niteroi, Río de Janeiro. FOTO: Tomada de Flickr /alexander_sanchez.

La invención de formas y el uso del concreto armado marcaron su estilo, aunque su obra maestra es en realidad una colección de proyectos en Brasilia. A partir de 1956, Niemeyer quedaría al frente de los edificios más significativos de la nueva capital brasileña, construida desde cero en medio de la selva.

Lucio Costa, su mentor, llevaría el diseño urbano general, mientras que su ya afamado discípulo crearía la Catedral Metropolitana, el Congreso Nacional, los Palacios de Planalto e Itamaraty, entre muchas estructuras más que seguiría agregando incluso hasta 2006, como el espectacular Museo Nacional Honestino Guimarães.

Pritzker en 1988, Niemeyer andó la milla: durante su exilio político construyó en Argelia, en Francia (Sede del Partido Comunista en París, 1967-1981), y en Italia (Editorial Mondadori en Milán, 1975, Centro Niemeyer en Ravello, 2010).

Pasados los 90 y los 100 años de edad, siguió construyendo en Brasil y también lo hizo en Inglaterra (Serpentine Gallery Pavilion, 2003) y en España (CentroNiemeyer en Avilés, 2011).

Al fallecer se le honró con un funeral de estado y se declaró luto nacional por siete días. “La vida es un soplo”, solía decir el llamado “más grande brasileño de todos los tiempos”, a quien se calculan cerca de 600 obras realizadas.

  1. Philip Johnson (Ohio, 1906 – Connecticut, 2005) EEUU. Edad: 98 años, 6 meses y 17 días.

FOTO:Tomada de doaks.org.

Fue el primer Pritzker de la historia al recibirlo en 1979, cuando ya tenía 73 años. Nació en Cleveland, Ohio, y se graduó en la Universidad de Harvard con la tesis que lo llevaría a construir su propio hogar en 1949, sitio donde viviría hasta sus últimos días: La Casa de Cristal.

 

Casa de Cristal, hoy abierta al público. FOTO: pritzkerprize.com/Richard Payne

Obras relevantes. Entre sus edificios destacan el New York State Theater —hoy David H. Koch Theater— inaugurado en 1964; la Catedral de Cristal en Garden Grove, California (1980); el Edificio Bank of America en Houston, Texas (1983); el Edificio AT&T —hoy Sony— en Nueva York (1984), rascacielos postmodernista que fue criticado por su remate en frontón quebrado, y la Puerta de Europa en Madrid (1989). Sus volúmenes y composiciones son tradicionalmente de gran perfección geométrica.

Su último socio fue Alan Ritchie, con quien inició una firma en 1994 y proyectó el American Business Center, en Berlín (1997), y la Catedral y Capilla de la Esperanza, en Dallas (1995 y 2010).

Hacia 1999, Johnson fue uno de los arquitectos reclutados en lo que nunca llegaría a ser el emporio de Jorge Vergara en el Bosque de la Primavera de Guadalajara. Se le encargó El Museo de los Niños, del que sobreviven algunas maquetas. A pesar de que Johnson se retiró en 2004, el despacho conservó su nombre y Ritchie dio forma estos últimos años a los trabajos que dejó en camino.

  1. Mario Roberto Álvarez (1913-2011) Argentina. Edad: 97 años, 11 meses y 20 días.

 

FOTO: Tomada de arq.clarin.com.

Responsable de gran parte de las estructuras más altas de Buenos Aires, así como de la transformación de su skyline, el arquitecto argentino Mario Roberto Álvarez se distinguió por ejecutar corporativos en gran volumen.

Su vida juvenil careció de privilegios y debió trabajar para ayudar en casa y pagarse su carrera que con todo esfuerzo resultó sobresaliente. Fue becado y viajó por Europa, lo que le abriría el mundo: “me pasé cerca de un año visitando 115 ciudades, desde Escocia hasta Italia”, comentaba en entrevista en 2003 a Juan Molina y Vedia de la Facultad de Arquitectura Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires.

Obras relevantes. Su estudio fue fundado en 1947 y desde ahí realizó centenares de proyectos, muchos de los primeros relacionados a la salud. Pero la obra que lo instaló en el gusto de sus compatriotas fue el Teatro San Martín (1954-1961, con Macedonio Ruiz y actualmente restaurado), un edificio de limpias líneas con un característico foyer de múltiple altura visible desde la calle a través de sus grandes ventanales.

 

 Edificio República, sede de BASF en Buenos Aires. FOTO: Tomada de: Flickr/cDanielGE

Destacan también el Edificio SOMISA (1966), la Torre IBM (concluida en 1983), el Edificio República (1996, en colaboración con César Pelli), y el Edificio Galicia (2007).

  1. Pedro Ramírez Vázquez (Ciudad de México, 1919-2013). México. Edad: 94 años, 0 meses y 0 días.

 

FOTO: Tomada de LIFE/galleryhip.com

Es quizá el arquitecto mexicano más conocido en el mundo, y el famoso más longevo, aunque Reinaldo Pérez Rayón (n. 1918) ya lo supera a sus casi 97.

Originario de la colonia Guerrero, de la Ciudad de México, Ramírez Vázquez se recibió en 1942 con una inusitada tesis sobre urbanismo. Muy pronto estaría ligado al inicio del CAPFCE, dependencia responsable de haber construido miles de escuelas en todo el país.

A principios de los 1950 se involucró en el proyecto de Ciudad Universitaria, en particular de la Escuela de Medicina, y proyectaría varios mercados con su socio Rafael Mijares.

Obras relevantes. Para la siguiente década ya era el favorito de los presidentes de la república, a partir del Museo Nacional de Antropología, el Museo de Arte Moderno y la Galería de Historia, todos ellos situados en Chapultepec. En 1966, año en que se inauguró su Estadio Azteca, fue nombrado presidente del Comité Organizador de los XIX Juegos Olímpicos, muy aplaudidos por su concepción y difusión cultural, un aporte de Ramírez Vázquez.

Patio principal Museo Nacional de Antropología. FOTO: Tomada de miguelhidalgo.gob.mx

En las décadas siguientes trabajó en mayor grado en proyectos como la Universidad Autónoma Metropolitana (concebidos su plan de estudios, sus campus y su imagotipo por el propio arquitecto), de la que sería su primer rector; la nueva Basílica de Guadalupe (1976, hoy Insigne y Nacional), la Cámara de Diputados (1981), el pabellón de México en la Expo Sevilla (1992). Y también los hizo privados, como la Torre de Mexicana (1984, ahora AXA), Centro de Convenciones en Mérida (1997), Auditorio Siglo XXI en Puebla (2005, modificado), entre muchos más.

Todavía ejerciendo cerca de su cumpleaños 90, contribuyó con el Centro de Convenciones de Chetumal. El otrora favorito presidencial, participó también en el concurso por invitación para el Arco al Centenario y Bicentenario —entre 35 firmas convocadas—, quedando tercero con su diseño y expresando su inconformidad por la propuesta seleccionada. Falleció la tarde de sus cumpleaños número 94.

  1. Frank Lloyd Wright (Richland Center, Wisconsin, 1867 – Phoenix, Arizona, 1959). Estados Unidos. Edad: 91 años, 10 meses y 1 día.

FOTO:Tomada de steinerag.com

Bautizado como Frank Lincoln Wright, se cambiaría su segundo nombre adoptando el apellido de su madre, Lloyd, ya sea por el temprano abandono paterno o por homenaje permanente a la memoria de ella, quien lo indujo a la arquitectura desde muy pequeño.

Como muestra de su precocidad, y aunque él situaba su nacimiento en 1869, a los 20 años ya había construido una escuela para unas tías y a los 22 su propia casa.

Wright trabajó para dos grandes firmas al inicio de su carrera y luego se estableció por su cuenta siempre destacando por ser voluntarioso y en extremo creativo y detallista, rompiendo con los academicismos que aún atraían a muchos arquitectos de la época.

Obras relevantes. Entre sus residencias más aplaudidas se encuentran la Casa William H. Winslow (1893) y la de Susan Lawrence Dana (1904), ambas en Illinois. Otras más modernas y explorando formas prehispánicas, como las casas Hollyhock (Los Ángeles, 1921), y Ennis de 1924, también en esa ciudad, dejarían ver la evolución de su sensibilidad.

Aunque construyó decenas, incluidas sus dos versiones de Taliesin, su mayor ícono sería la casa para Edgar J. Kaufmann —conocida como ‘La cascada’—. Edificada en plataformas en medio de una zona boscosa en Bear Run, Pennsylvania, irrumpía 1936 con la máxima modernidad de sus terrazas, sus tejados y su juego volumétrico.

 

Casa de la cascada. FOTO: Tomada de wright-house.com

En sus edificios corporativos, con los que se dice “reinventó las oficinas”, están el modernísimo Larkin (Buffalo, 1905), el Johnson Wax (Racine, 1939), la Torre Price (Oklahoma, 1956), y el edificio sede y palacio de justicia del Condado de Marin, California (1959-1970), que quedó para su ejecución después de la partida de Wright.

Se hace necesario agregar a esta lista su espectacular Solomon R. Guggenheim Museum (1959, concluido póstumamente), así como el Hotel Imperial (1922, Tokio, Japón) que además de su diseño fue aclamado por sobrevivir el gran terremoto de 1923.

Aunque atacado por sus detractores, quienes lo apodaron “el mejor arquitecto del Siglo XIX”, Wright aún demuestra en el presente ser sinónimo de vanguardismo: muchas de sus casas en el estado de Illinois se conservan con más de 115 años de construidas y suelen revenderse por estratosféricas cantidades.

 

6. Kenzo Tange (Imabari, 1913 – Tokio, 2005) Japón. Edad: 91 años, 6 meses y 18 días.

FOTO: Tomada univie.ac.at

Admirador de Le Corbusier, se matriculó en la Universidad de Tokio en 1935 para estudiar arquitectura. Pasada la Segunda Guerra Mundial, quedó al frente de la reconstrucción de Hiroshima y ahí desplegó su capacidad de planificador. Cuando en 1955 se inauguró el Museo Memorial de la Paz en esa ciudad, Tange era ya considerado uno de los más grandes de su país.

Obras relevantes. Fue responsable de significativas sedes de los Juegos Olímpicos de Tokio en 1964, como el Gimnasio Nacional Yoyogi (que será sede del volibol en Tokio 2020) y su pabellón anexo donde se llevaron a cabo las competencias de basquetbol en aquella edición.

Gimnasio Nacional de Yayogi. FOTO: Tomada de 500px.com

El también premio Pritzker 1987, realizó la delicada Catedral de Santa María (1955) en la capital nipona, y diferentes proyectos emblemáticos, como el Instituto Tecnológico Nanyang, en Singapur (1986), el Edificio del Gobierno Metropolitano de Tokio (1991), y el Tokyo Dome Hotel (2000).

Asimismo, propuso el plan regulador para el crecimiento y modificación de Tokio e intervino en otros planes maestros en Italia, de acuerdo con su biografía en pritzkerprize.com. Obras en Jordania, Nigeria, Bahréin y Pakistán le permitieron exportar sus expresivas morfologías y el uso de sus materiales predilectos: concreto armado y acero. La propia Embajada de Japón en México (1976) cuenta con su mano.

Como catedrático, impartió cursos en su alma mater —entre sus alumnos se cuentan a Fumihiko Maki y Arata Isozaki—, y fue profesor invitado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Igualmente, dio conferencias extraordinarias en Yale, Harvard y la Universidad de Washington, entre otras muchas.

 

7. Sir Christopher Wren (Wiltshire, 1632 – Londres, 1723). Inglaterra. Edad: 90 años, 4 meses, 5 días.

FOTO: Tomada de dailymail.com.uk/Royal Society

Desde pequeño demostró aptitudes para las matemáticas y las ciencias. Solía inventar aparatos curiosos y también construía maquetas de los astros, que fueron su pasión y también profesión.

Estudió en Oxford y se convirtió profesor de astronomía a los 25 años en el Gresham College, de acuerdo con información del Museo Marítimo Nacional.

Su capacidad y curiosidad también lo orientarían al área de la ingeniería. Dice el sitio rmg.co.uk que el joven Christopher tenía ya un profundo conocimiento de las estructuras “en una época en que la arquitectura se consideraba un pasatiempo para los caballeros ricos y educados”.

Obras relevantes. Su primer reto serio vendría por cuenta de su tío Matthew, obispo de Ely: la Capilla del Colegio Pembroke. Simultáneamente, trabajó en el Teatro Sheldonian de Oxford (que sigue en uso) donde ensayó por primera vez una cúpula basándose en los dibujos originales que hizo Miguel Ángel para la Basílica de San Pedro, en Roma.

Catedral de San Pablo Apóstol. Tomada de: stpauls.co.uk

No obstante, su pieza más sobresaliente es la Catedral de San Pablo, en Londres, templo barroco concluido en 1710 en el cual se casaron el Príncipe Carlos y Diana de Gales en 1981, rompiendo la tradición de matrimonios reales sucedidos en la Abadía de Westminster. Con 111 metros de altura al pináculo de su cúpula central, San Pablo fue el edificio más alto de la capital inglesa por poco más de 250 años.

Otras de sus ilustres hechuras son el Observatorio Real de Greenwich (1675), por el que se establecen los husos horarios mundiales, y la Marlborough House (Londres, 1711), sede actual del secretariado de la Mancomunidad de Naciones. Como Tange, Wren también tuvo a cargo reconstruir una ciudad entera, pero a causa del Gran Incendio de Londres en 1666, para lo cual fue nombrado supervisor general por el rey Carlos II.

 

8. Frei Otto (Siegmar, 1925 – Warmbronn, 2015) Alemania. Edad: 89 años, 9 meses, 6 días.

FOTO: Tomada de pritzkerprize.com/©von Schlaich

Su nombre significa “libre” en su lengua materna, y es otro de los arquitectos de esta lista que tuvo participación en una Olimpiada.

Estudió en la Universidad Técnica de Berlín y como toda su generación fue afectado por la Segunda Guerra Mundial, donde actuó brevemente como piloto y cayó prisionero en Francia. En esta situación pudo idear cobertizos y tiendas en base a materiales ligeros. Liberado, viajaría a Estados Unidos y continuó su formación especializándose en estructuras velarias y membranas.

Obras relevantes. En 1952 inició su firma. Siguiendo sus teorías, en 1964 habría de fundar y construir el Instituto de Estructuras Ligeras en Stuttgart, sorprendiendo tres años más adelante con su pabellón en la Expo de Montreal ’67, una serie de cubiertas “tenso-textiles” apoyadas en mástiles y otras sujeciones.

Otto continuó desarrollando la arquitectura biomorfa que le permitiría techar el Estadio Olímpico de Múnich y las sedes deportivas anexas para 1972 con un éxito inmediato. Fiel a sus principios y fisonomía, Otto entregaría grandes carpas en su proyecto de la Exhibición Internacional de Jardinería en Hamburgo en 1963; sus gigantescos “paraguas” invertidos para los conciertos del grupo Pink Floyd en Estados Unidos (1977) y muchos más.

Le fue anunciado su premio Pritzker en enero de 2015, y alcanzó a manifestar su alegría en forma humilde y agradecida por esta condecoración. Al fallecer inesperadamente, el 10 de marzo, la agenda se modificó y la ceremonia se efectuó en abril.

Derivado de su nombramiento, el alemán obtuvo en adición dos distinciones únicas: ser el de mayor edad al ser electo, y el único en recibir la presea en forma póstuma, hasta la fecha.

 

9.       Walter Gropius (Berlín, 1883 – Cambridge, 1969) Alemania/Estados Unidos. Edad: 86 años, 1 mes y 15 días.

Otro germano longevo y famoso fue sin duda el fundador de la renombrada escuela Bauhaus. Tras asistir a cuatro semestres de la carrera en Múnich y Berlín, Gropius ingresó en 1908 al despacho de Peter Behrens, siendo compañero ahí ni más ni menos que de Ludwig Mies van der Rohe y Le Corbusier, relata el sitio bauhaus-online.de.

Obras relevantes. Independizado para 1910 ya trabajaba en proyectos que incluían desde mobiliario hasta carrocerías de automóviles. Pero en 1911 llegaría un cliente de consideración: la fábrica Fagus-Werk, que se complementaría con una ampliación también diseñada por Gropius y su socio Adolf Meyer.

Este trabajo fue un paradigma, puesto que creó una estructura ligera con ventanales de piso a techo y jerarquizó la iluminación natural. Rompiendo por entero con cualquier clasicismo, está considerado “una temprana obra maestra de la arquitectura moderna”.

La Fagus-Werk está registrada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2011. FOTO: Tomada de wikipedia.org

La mente polifacética de Gropius daría uno de los productos más revolucionarios de la cultura moderna, la Bauhaus, que literalmente significa “casa de edificación” o “casa de arquitectura”. Ahí convergerían las corrientes estilísticas y teóricas más avanzadas de los años 1920 que influirían —y aún lo hacen— en gran parte de las formas del pensamiento arquitectónico y artístico.

Con base en talleres prácticos, se enfrentó a la educación convencional e innovó rumbo a una especie de ‘laboratorio’, como lo califica su propio sitio oficial. Originalmente abrió en Weimar, pero se mudó a Dessau, donde se inauguró un nuevo edificio en 1926.

Realizó buena cantidad de casas, como la Sommerfeld (1923) y conjuntos habitacionales, como el Dessau-Törten (1928) y el Dammerstock, en Karlsruhe (1929).

Tras el ascenso nazi al poder en 1933, y habiendo sufrido y combatido ya en la Primera Guerra Mundial, Gropius decidió exiliarse en 1934 a Inglaterra y tres años después a Estados Unidos, donde se hizo ciudadano en 1944.

Para 1946, Gropius crearía un despacho llamado TAC que se basaba en la colaboración, modelo transportado de la Bauhaus. Desde ahí construiría el Centro de Graduados de la Universidad de Harvard (1950) y se siguió involucrando con proyectos en su antigua patria hasta sus años finales.

 

10.       Juan Günther Doering. Perú. (Trujillo, 1927 – Lima, 2012). Edad: 85 años, 2 meses y 27 días.

FOTO: Tomada de habitar-arq.blogspot.mx

Juan Günther se graduó de la Facultad de Arquitectura Urbanismo y Arte de Lima en 1951 y viajó a París dos años después para realizar especializaciones en la Sorbona y el Instituto de Urbanismo. No es de sorprenderse que en la historia de este destacado arquitecto peruano aparezca de nueva cuenta Charles Edouard Jeanneret-Gris, mejor conocido como Le Corbusier.

En la Ciudad Luz tendría la oportunidad de enrolarse en el despacho del prolífico suizo-francés con quien colaboraría en el Centro Cívico de Argelia, consigna María Isabel Gonzales, en una entrevista de 2011 para la revista Domingo. Su formación integral en esta época le daría a Juan una perspectiva muy completa sobre el tema de las metrópolis.

Obras relevantes. Entre sus diseños destacan el Ministerio de la Mujer, su estudio en Chiclayo 353, el Edificio en San Isidro, así como diferentes desarrollos habitacionales. Urbanista de gabinete y de a pie, ‘limeñólogo’ como le decían, dedicó más de 50 años al estudio y mejora de la capital peruana.

Ministerio de la Mujer en Lima. FOTO: Tomada de andina.com.pe

Fundó en 1989 el Patronato de Lima y fue uno de los promotores más importantes para que su Centro Histórico se declarará Patrimonio de la Humanidad. Reunió una colección de libros y mapas sobre la ciudad que es considerada la biblioteca más completa sobre esta capital. También dirigió la Escuela de Arquitectura de la Universidad San Martín de Porres.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*