Aumentan centros de ayuda para los ancianos y adictos

Lugares como el Centro de Promoción Humana, hacen frente a problemas sociales como la drogadicción, sida y abandono de adultos mayores.

Ante la necesidad de apoyar a un mayor número de personas con problemas sociales y de salud que impactan en su calidad de vida, como es el caso del alcoholismo, el VIH/sida, la tercera edad, en desventaja social y jóvenes, actualmente se encuentran en proceso de crecimiento o de construcción cuatro centros de ayuda en Mérida.

De acuerdo con el panorama epidemiológico, la entidad se encuentra en primer lugar nacional de casos de intoxicación aguda por alcohol, un problema que se agudiza en los jóvenes, lo mismo que la adicción a la marihuana, que sigue siendo la droga de mayor consumo.

Respecto al sida, en 2014 se registraron 38 casos más que en 2013, y de VIH se mantuvo la cifra de personas detectadas, por lo que las autoridades de salud mantienen fuertes acciones hacia la prevención.

No es todo, los adultos mayores de 60 años en Yucatán representan un 9.3 por ciento de la población y enfrentan a factores como la soledad, la depresión y enfermedades diversas, muchas veces sin apoyo.

Ante esta situación, a través de diversos centros, entre ellos el “Nican Mopohua” y el de Promoción Humana, así como “La Casa del Buen Samaritano”, se espera ofrecer apoyos a estos sectores.

El Centro Guadalupano “Nican Mopohua”
El Centro Guadalupano “NicanMopohua”, que lleva su nombre por un relato en náhuatl de las apariciones de la Virgen de Guadalupe en el Tepeyac, está ubicado en la colonia Yucalpetén.

En este lugar se realizan cursos para personas de escasos recursos en diferentes grupos de edad con la gente de la zona, aproximadamente unas 100 personas.

Por ejemplo, para adultos mayores tienen el Club de la Tercera Edad “Juan Bernardino” y hacen pasadías todos los martes; se les busca, hacen diversas actividades y hay un área donde se imparten clases de activación física, manualidades y se les ofrecen pláticas de valores, entre otros.

De acuerdo con el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Yucatán, los problemas de salud, analfabetismo y falta de atención médica son parte de los factores que ponen en desventaja social a los adultos mayores.

Por ejemplo, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición en Yucatán 2012 arrojó que la prevalencia estatal de anemia en los mayores de 60 años fue de 31 por ciento, cuando la media nacional es de 16.5 por ciento.

A los jóvenes brindan actividades los sábados en dos vertientes, una denominada “Quinceañera en conflicto”, en la cual las mujeres que acuden a este curso de desarrollo humano, aunado a manualidades, baile, personalidad, al final participan en una misa comunitaria, se les da el vestido y se realiza un evento para compartir.

En este contexto, se previenen aspectos de riesgo, como es el caso del embarazo en menores, que está en aumento en la entidad, que ocupa el noveno lugar entre las entidades con mayor índice de embarazos en menores de 19 años.

Mientras que con los jóvenes en general, de los 12 a 25 años, tienen un grupo de deportes y se reúnen los sábados para participar en actividades culturales y de formación humana, con el fin de que se alejen de las adicciones.

En el caso de las señoras, trabajan con clases de manualidades que se llevan a cabo en el horario de escuela de los niños; se prevé contar con clases de cocina y un taller de costura.

Mientras que con la población en general se dan cursos vinculados a la formación humana y guadalupana, entre otros, en donde acuden hasta 100 personas, más las convivencias dominicales.

El coordinador de enlace de las actividades dentro del Patronato Pro Construcción, José de Jesús Romero Argüelles, indicó que este centro guadalupano inició hace 18 años con un tinglado lámina y cuando comenzó a aumentar la demanda de atención el Ayuntamiento de Mérida le donó el terreno que actualmente tienen.

Indicó que de unos tres años a la fecha se dan a la tarea de terminar la obra, para lo cual crearon un Patronato Pro Construcción conformado por empresas que aportan tiempo y recursos para la obra.

Se concluyó el ala central, que es la más grande, de dos pisos, y alberga en la planta alta al Instituto Superior de Estudios Guadalupanos de Yucatán, y en la planta baja el Centro Guadalupano de Evangelización y Promoción Social.

Características

El Centro Guadalupano cuenta con una construcción de mil 481 M2.
El área del terreno es dos mil 729 m2; la planta baja es de mil 20 m2.
Además, cuenta con estacionamiento para 45 autos, comedor, cocina, biblioteca, videoteca, ciber, dispensario, sacristía, capilla, aulas y salones para retiros.
‘La casa del buen samaritano’
El Centro de Asistencia y Rehabilitación para Alcohólicos “Cottolengo”, con 29 años de apoyar a personas con problemas de alcoholismo, tiene un nuevo proyecto: “La Casa del Buen Samaritano”.

El Pbro. Raúl Ignacio Kemp Lozano explicó que dicho lugar tendrá la finalidad de llevar a personas de la tercera edad que viven en las calles por su alcoholismo para atenderlas, a pesar de que no se quedarán a vivir el lugar estará abierto las 24 horas.

Este sitio será atendido por las personas que viven en Cottolengo para que, a manera de servicio, reconozcan de lo que se salvaron y agradezcan la sobriedad.

Cabe señalar que de esta manera se hace frente a una situación que lacera a la sociedad, ya que de acuerdo con la Encuesta Estatal de Adicciones 2014, el alcoholismo ha incrementado y cada vez más jóvenes se inician de forma temprana en esta adicción.

Un reflejo de este escenario es que Yucatán, desde hace tres años, se ubica en primer lugar de casos de intoxicación aguda por alcohol, y cada vez supera su propia estadística, de acuerdo con registros de la Dirección General de Epidemiología (DGE) de la Secretaría de Salud federal (SSA).

Por su parte, la presidenta del Patronato de Cottolengo, Libia Novelo Domínguez, indicó que reúnen los recursos para consolidar el proyecto, que ya tiene una construcción, y que al concluir tendrá 24 espacios para ayudar a la gente afectada por el alcoholismo y que carece de hogar.

Cabe mencionar que en Cottolengo nada más se aceptan personas hasta los 54 años. Ya después no hay capacidad mental para recuperarse.

Centro de Promoción Humana
Con miras a la atención preventiva, del VIH/sida y la atención a mujeres y niños de escasos recursos, en el “Centro de promoción humana”, ubicado en Dzununcán, funcionan un consultorio y una bodega, en donde se guardan las donaciones.

De acuerdo con las estadísticas del Programa de VIH/sida de la Secretaría de Salud del Estado (SSE), con corte al 15 de noviembre de 2013 se tenían 113 casos y en 2014 se registraron 151, lo que de acuerdo con el organismo como Fundación BAI (Brazos Abiertos) Yucatán refleja que la gente es detectada en etapas tardías.

Mientras que de Virus de Inmunodeficiencia Humana fueron detectados este 2014 de acuerdo a este reporte 204 casos y el año anterior 226, por lo que la cifra es estable.

En este tenor, la Madre Superiora, Rosa María Carmona Hurtado, que forma parte de las Misioneras del Corazón de Cristo Resucitado y del Programa de Atención Integral a la Persona Inmunodeprimida (Paipid), explicó que por medio de conferencias y pláticas sobre la salud y la higiene se trabaja en la prevención, la cual es parte trascendental para evitar que se sigan presentando casos. El dispensario, señaló, estará abierto para las personas que lo requieran.

Unidad de Hospitalización del Centro de Integración Juvenil
Como parte de las obras de ayuda más importantes que se concretaron en 2014 se encuentra la apertura de la primera etapa de la Unidad de Hospitalización del Centro de Integración Juvenil (CIJ) Yucatán, la cual brinda servicios de consulta externa a la zona sur de Mérida, así como la comisaría de Dzununcán y el municipio de Kanasín, regiones con alta prevalencia de consumo de sustancias adictivas y problemas psicosociales como la violencia y el pandillerismo.

El director del CIJ Yucatán, Víctor Roa Muñoz, mencionó que en 2013 la atención en el servicio en esta nueva unidad fue principalmente de adolescentes y jóvenes, debido a factores de riesgo como es el abuso de alcohol o consumo de alguna droga ilícita en las familias, la violencia, la depresión, la constitución de bandas, las oportunidades de empleo, entre otros, mientras que la droga de mayor consumo sigue siendo la mariguana.

A través de esta labor, en el caso de internamiento tuvieron al menos 14 casos que canalizaron a la unidad de Acapulco para su tratamiento como consecuencia de adicción a medicamentos, en su mayoría, otro problema fuerte en la entidad.

Roa Muñoz señaló que este edificio es una meta, pero el objetivo es fortalecer los servicios de prevención y tratamiento en esta zona de Mérida y de Kanasín.

Cabe señalar que las nuevas instalaciones constan de ocho consultorios, dos espacios de usos múltiples, centro de cómputo, dos salas de espera, una dirección y una sala de juntas.

El CIJ Mérida abrió sus puertas el 2 de enero de 1974 para ofrecer servicios de prevención, tratamiento y rehabilitación del consumo de drogas a la comunidad yucateca con sede en el centro de la ciudad, pero ante el crecimiento de la población y la detección de focos rojos en la juventud se decidió encaminar un nuevo proyecto.

Roa Muñoz recordó que este edificio se llevó a cabo con una inversión de siete millones de pesos, y que fue en 2004 cuando iniciaron gestiones ante el Gobierno del Estado para la donación de un terreno para la construcción de una Unidad Residencial de Atención de Adicciones autorizado en 2005.