Gobierno de Yucatán entrega obras de 100 mdp

Dentro de la gira por el oriente del estado también se inauguraró el parador turístico Cocodrilos de Río Lagartos.

Autoridades estatales y federales entregaron las obras de modernización de 56 kilómetros de las vías Loché-Dzonot Carretero y Tizimín-Chenkekén.

Las obras se hicieron con una inversión conjunta de más de 100 millones de pesos, lo cual permitirá un desplazamiento más ágil y seguro.

En gira por el oriente del estado, el gobernador Rolando Zapata Bello y la directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), Nuvia Mayorga Delgado, encabezaron dicha actividad, además de inaugurar el parador turístico Cocodrilos de Río Lagartos y entregaron las acciones de un proyecto para la siembra de tomate, chile habanero y otras hortalizas en Tizimín.

La directora General de la CDI manifestó que para este año, la inversión que esta instancia ejercerá en Yucatán es de 470 millones de pesos para 46 obras de agua potable, ocho tramos carreteros y 75 ampliaciones de electrificación en diferentes comunidades.

El director del Instituto de Infraestructura Carretera de Yucatán (Incay), Javier Osante Solís, explicó que la modernización consistió principalmente en ampliar a más de siete metros de ancho un total de 34 kilómetros de la carretera Loché-Dzonot Carretero y 22 kilómetros de la vía Tizimín-Chenkekén.

Además, destacó que para este año se ejercerá de manera coordinada entre la CDI y el Gobierno del Estado un total de 128 millones de pesos para mejorar 154 kilómetros de caminos.

PARADOR TURÍSTICO COCODRILOS

Las autoridades se trasladaron al parador turístico Cocodrilos, ubicado en el municipio de Río Lagartos, en el cual a lo largo de tres años y con el apoyo del Programa para el Mejoramiento de la Producción y Productividad Indígena (Proin), se han invertido más de tres millones de pesos.

Dicho espacio, que es atendido por 12 personas y cuenta ya con 360 ejemplares de la especie, tiene el objetivo de impulsar, en cinco años, la generación de piel, carne, esqueleto y aceite de estos reptiles. Cabe mencionar que también funciona como granja para actividades educativas sobre el cocodrilo y recorridos nocturnos para observarlo en su hábitat natural.