Puebla subasta el nuevo nombre del Estadio Cuauhtémoc

La licitación del gobierno del estado es por 30 años y el análisis de propuestas tardará sólo 24 horas. La rehabilitación y ampliación costó al erario 730 millones de pesos.
PUEBLA — El gobierno de Rafael Moreno Valle subasta al mejor postor los derechos del nuevo nombre del Estadio Cuauhtémoc, ubicado en la capital poblana, cuya rehabilitación y ampliación costó al erario 730 millones de pesos.

Todas las empresas nacionales interesadas en que este inmueble lleve el nombre de su marca en los próximos 30 años, deben presentar sus ofertas económicas el 28 de octubre, y de acuerdo con las fechas que marca la licitación 01/2015, publicada en la página de transparencia del gobierno, el fallo se dará a conocer al día siguiente. Es decir, en un solo día serán analizadas las propuestas.

Así, a partir del 29 de octubre, el inmueble, construido en 1968 y diseñado originalmente por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, dejará de llamarse Estadio Cuauhtémoc para ser rebautizado con el nombre de la firma que gane la adjudicación.

La justificación que da el gobierno local es que la entrega de los derechos se da con el fin de recuperar parte de la inversión, además de contar con dinero para el mantenimiento de este espacio que ha servido de casa para el equipo de futbol Puebla de La Franja.

En entrevista con medios locales, el gobernador Rafael Moreno Valle confirmó que subasta el nombre al mejor postor, ya que se trata de un activo del estado.

Señaló que el estadio tiene el nombre de la Cervecería Cuauhtémoc debido a una licitación que se entregó a esta empresa “hace mucho tiempo, pero por la cual no han tenido algún ingreso.

Versiones periodísticas dan cuenta que la administración estatal tenía planeado otorgar los derechos a la fábrica alemana Audi, cuya planta se construye en el municipio poblano de San José Chiapa, pero que esta intención se habría cancelado ante el escándalo ambiental que envuelve al Grupo Volkswagen.

¿Quién ofertará hasta 730 mdp?

En las bases de la convocatoria que dio a conocer el gobierno local no se establece un mínimo o un máximo a las empresas interesadas en que esta obra pública lleve su nombre, pero sí cita que para dar seriedad a su registro, deben de aportar como garantía el 10% del total de la propuesta económica que planteen.

El particular que realice la mejor oferta obtendrá el contrato, el cual tendrá una duración de 30 años, es decir, hasta el 2045.

La venta de los derechos de denominación o naming es una práctica común en el extranjero, por ejemplo en Estados Unidos y en Europa. La práctica de nombrar los estadios de futbol con marcas también se ha adoptado en los últimos años en México.

Por ejemplo, recientemente Monterrey bautizó su nuevo hogar como BBVA Bancomer; la casa del Guadalajara fue denominada Omnilife; de Dorados, en Sinaloa, es Banorte, por mencionar algunos ejemplos.

Según el calendario de la rehabilitación y ampliación de esta obra, debía ser entregada a finales de septiembre, pero la fecha que ya marcó el gobierno para su inauguración es el próximo 14 de noviembre, proyecto del que está a cargo la empresa Acapro de Hidalgo SA de CV.

El principal objetivo de la remodelación del estadio es ampliar su capacidad de 50 a 60,000 butacas con la colocación de dos nuevas rampas, y su fachada que pasará de ser rústica a tipo cristal.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*