Sobrevaluación de viviendas, origen de la crisis en sector de construcción

Las principales desarrolladoras, como Homex, GEO y URBI, cotizan en la BMV. Para mantener el precio de sus acciones ajustaron a la alza el valor de los inmuebles, explicó José Humbertus Pérez Espinoza.

La crisis que vive el sector de la construcción en México tiene su origen en la sobrevaluación de las viviendas que se vendieron entre 1999 y 2012, sostuvo este martes José Humbertus Pérez Espinoza, presidente y representante legal del Frente Mexiquense en Defensa para una Vivienda Digna (FMDVD).

Asesor de diputados y senadores, académico del Instituto Politécnico Nacional y uno de los activistas que encabeza la defensa de buena parte de las familias afectadas con 10 millones de créditos hipotecarios e inmobiliarios que fueron sobrevaluados hasta en 40 por ciento, Pérez Espinosa indicó que “las principales desarrolladoras de vivienda en México, HOMEX, GEO, URBI, ARA, SARE Y HOGAR, cotizan en el Índice Habita de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

“Para conseguirlo, sobrevaluaron las viviendas, con el fin de lograr un crecimiento permanente de sus ventas, mantener sus utilidades y el precio de sus acciones en la BMV durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón. Se trata de un esquema de corrupción que fracasó y quedó en evidencia por la crisis hipotecaria de 2008 en Estados Unidos”, indicó.

El litigante se refirió a los documentos de la Procuraduría General de la República (PGR) publicados esta semana por La Jornada sobre las investigaciones relacionadas con el sector de la vivienda, y dijo que la dependencia “ha tardado cuatro años en integrar una investigación que desde la presentación de la querella incluía las pruebas sustanciales para acreditar los fraudes y peculado, y para fincar la responsabilidad penal de funcionarios federales, de gobernadores y de presidentes municipales”.

Sobre el fondo de las denuncias penales que indaga la PGR, el presidente del FMDVD indicó que las cerca de 10 millones de familias afectadas en todo el país tienen algún crédito con Hipotecaria Nacional, Grupo Financiero BBVA Bancomer, Ge Money (Santander), ING Hipotecaria e Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), y otras Sociedades Financieras de Objeto Limitado (Sofoles) y Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofomes) que desde 2009 fueron denunciadas por un presunto fraude específico en perjuicio de los deudores, “a quienes quieren quitar sus casas a la mala y de manera ilegal”.

Humbertus dijo que en la querella presentada contra las Sofoles-Sofomes, y contra Sociedad Hipotecaria Federal, los denunciantes aportaron como prueba diversas resoluciones de jueces que fallaron en el sentido de que diversas entidades financieras de crédito a la vivienda aplicaron durante varios años cobros a sus clientes por seguros de vida relacionados con invalidez permanente y daños sobre el inmueble (como incendio, derrumbe e inundación), sin que éstos fueran contratados por compañías aseguradoras.

Además, las querellas refieren que esas Sofoles-sofomes otorgaron préstamos hipotecarios sobrevaluados en 40 por ciento de su valor real.